La historia que contó Dicent sobre el fraude en la Lotería Nacional antes de ser sometido a la justicia

16/06/2021

El destituido administrador de la Lotería Nacional, Luis Maisichel Dicent, detenido bajo la acusación de ser uno de los cabecillas de la red que realizó una millonaria estafa a través de sorteos de esa institución, se mostró como una víctima ante los medios de comunicación, cuando el pasado 5 de mayo se destapó el escándalo.

«Indignado» y «sorprendido» fueron algunos de los adjetivos que utilizó para referirse a su estado de ánimo, luego de que empresas de la banca nacional le advirtieran irregularidades en la extracción de los bolos durante el sorteo del sábado 1 de mayo. Un importante número de empleados, administradores y dueños de bancas empezaron a alarmarse por la cantidad de dinero que les habían sacado a sus bancas con el número 13 (primer y tercer premio), y por las altas sumas jugadas minutos antes del sorteo.


El video del concurso en cuestión se viralizó en redes sociales y de inmediato la Lotería Nacional emitió un comunicado que atribuyó a su director, quien horas después realizó una rueda de prensa para anunciar que investigaban la denuncia de fraude y que habían depositado ante la Procuraduría General de la República una querella en contra de los empleados involucrados.

Dicent aseguró que desde hacía siete meses, a través de su Dirección de Seguridad en conjunto con la Dirección Jurídica, realizaban “una profunda investigación y seguimiento a bandas criminales que se dedican a fraudes y estafas usurpando la identidad de la institución y del administrador general”. Aprovechó la rueda de prensa para hacer “un llamado a cualquier ciudadano que tenga informaciones comprobables de estos hechos, que puedan robustecer el proceso investigativo”.

Con su discurso trató de convencer a la opinión pública de que no tenía nada que ver con el fraude, hasta el punto de afirmar que destapó “una caja de Pandora” en esa institución y con ella “gente de muy mal corazón”. Además, atribuyó el fraude a que sectores interesados, que no identificó, querían su puesto.
El destituido administrador de la Lotería Nacional se encuentra detenido, a la espera de que se le conozca medida de coerción. Según el Ministerio Público, entre los cabecillas de la red que realizó la millonaria estafa, figura Dicent y su cercano amigo William Lizandro Rosario Ortiz, quien también está bajo custodia de las autoridades, al igual que ocho empleados de la Lotería Nacional.
De acuerdo al expediente acusatorio, el fraude del sorteo que se produjo el sábado 1 de mayo de este año 2021 se habría planificado “a mediados de julio de 2020”, un mes antes de que Dicent fuera designado al frente de la Lotería, mediante un decreto del presidente Luis Abinader, el 23 de agosto de 2020.
Asimismo, las autoridades establecen que la mafia que funcionaba a lo interno de institución y que estafó con más de RD$500 millones a los propietarios de bancas de apuestas, habría elaborado una lista de “bancas intocables” a las que los integrantes del entramado no podían realizar jugadas para que no fueran afectadas con las pérdidas del sorteo amañado del 1 mayo.
Al ver que su plan estaba en peligro, el administrador de la Lotería trató de contaminar las investigaciones al interponer una querella contra los empleados que participaron en el fraude, explica la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), entidad que acusa al funcionario de dar informaciones falsas a los fiscales para crear falsos positivos. Conforme a las investigaciones, el 5 de mayo, el presidente de Fenabanca, Rubén Jimenez, se reunió con Luis Dicent para mostrarle el video del fraude. En ese momento, el entonces administrador simuló estar sorprendido.
Mientras el escándalo tomaba fuerzas y antes de que fuera suspendido, Dicent anunció con entusiasmo cambios, que incluía la contratación de destacados comunicadores para conducir los sorteos e invitó a la población a apoyar las acciones que realizaba en la Lotería Nacional, institución que dijo había encontrado “sin historia y sin organización”.


“Quiero que por favor nos den el respaldo… No me arrepiento de las decisiones tomadas. Si algo debo cargar a mis espaldas, será el valor con que he tomado esta decisión, que muchas veces el silencio te convida al olvido”, dijo Dicent en conferencia de prensa.

Más datos sobre la acusación

A lo interno de la red, había asuntos bien definidos para que se materializara el fraude. Por ejemplo, que a los empleados de la institución que fueron reclutados para participar de la estafa, no les estaba permitido realizar jugadas para no levantar sospechas. Es por eso que se acordó pagarles una suma de dinero a cada uno.
También se acordó que el número elegido, el bolo 13, se mantuviera oculto a los integrantes de la red hasta poco antes de la realización del sorteo del 1 de mayo, cuando se le entregó el bolo de la estafa a la presentadora Valentina Rosario Cruz.
El dinero para los implicados debía ser pagado en efectivo, y éstos no podían guardarlo en cuentas bancarias para no dejar rastros.
La Procuraduría Especializada de Percepción de la Corrupción Administrativa (Pepca), logró la recuperación de RD$2.6 millones de los montos pagados a los empleados de la Lotería implicados en la red.

Fuente: Diario Libre

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: